Cuidar la boca desde el primer Diente:

La primera visita odontológica debe comenzar entre el periodo que abarca la salida del primer diente de leche, sobre los seis meses de edad o bien cuando deja la lactancia y empieza a tomar papillas y otras comidas, y el primer año de vida del niño.

Por eso, el o la odontopediatría  -el dentista infantil que se encarga de la prevención y tratamiento de los niños- es el que guía a los más pequeños con los procedimientos dentales para que conozca y acepte esta nueva experiencia de una manera natural y tranquila para que, a largo plazo, tenga una buena salud dental y actitud positiva frente al dentista.

Los problemas dentales son comunes en los niños cuando no existe un buen cuidado de la salud bucodental, y son aún más importantes remediarlos ya que la salud en la dentición de leche favorece un buen desarrollo craneofacial, hace de guía para los próximos dientes permanentes, pero también puede influir en la nutrición, la respiración así como en su apariencia física. En definitiva en la salud general y en la calidad de vida.

Desde la web de la Sociedad Española de Odontopediatría, aseguran que “la caries dental es la enfermedad infecciosa más común de la niñez. Entre los niños de dos a cuatro años de edad, casi un quinto de ellos tiene una caries que no ha sido tratada por el odontopediatra”.

odontopediatría en clínica

En el Centro Odontológico Internacional Majadahonda conocemos estas cifras y sabemos de primera mano los temores de los padres y también de los más pequeños de la casa, por eso marcamos esta serie de recomendaciones prácticas para ellos, la primera: la prevención acudiendo a un centro especializado cada seis meses.

Cepillar los dientes para eliminar los restos de alimentos y de placa bacteriana de lo que se ingiere desde que sale el primer diente. Tanto después de comer como de cenar.

Utilizar cepillos de dientes adaptados a la edad del niño con cerdas suaves y con dibujos animados para despertar su interés Aplicar poca pasta de dientes, dependiendo de la edad del niño puede no utilizarse nada de dentífrico para que no lo ingieren o bien del tamaño de una lenteja hasta los 3 años.

Ayudar en el cepillado hasta los 7 años de edad, ya que todavía no tienen toda la destreza necesaria para llegar a todos los dientes, pero siempre dejando que ellos lo intenten.¡Sé un ejemplo a seguir! A los niños les gusta hacer cosas de mayores y más si lo que pueden hacer lo ven en casa.

Explica por qué es importante, motiva para que lo hagan, recuerda que no tomen nada después de hacerlo, evita que ingieran azúcar en exceso, etc. pero todo ello sin que lo consideren un castigo.

Hasta aquí todo perfecto, pero siempre está la excepción. Para aquellos niños que no quieren u odian lavarse los dientes seguro que después de ver este vídeo  cambian de idea), ¡Ánimo!

Resumen
Fecha de Publicación
Nombre del artíciulo
Odontopediatría
Evaluación
51star1star1star1star1star