Cepillarse los dientes significa utilizar dos instrumentos: el cepillo y la pasta. ¿Pero es suficiente para mantener una buena salud bucodental? Vayamos por partes.
 
En primer lugar, contar con un buen cepillo de dientes es imprescindible, pero no vale cualquiera, hay que saber elegirlos. Un cepillo debe ser suave o medio en función de cada persona y mantenerse en buen estado de conservación, renovándolo cada tres meses aproximadamente.

¿Es suficiente con cepillarse los dientes para tener una correcta Salud Bucal?

Los cepillos dentales demasiado duros no son tan recomendables ya que las cerdas duras puede desgastar el esmalte,  haciéndolo más fino y pueden dañar las encías provocando su retracción y quedando expuesta la raíz de la pieza dental.
 
Respecto al dentífrico importa la dosis que se aplica en el cepillo, que debería ser del tamaño guisante. Así mismo, es recomendable que la pasta contenga flúor porque ayuda a la remineralización de los dientes y hace que estén más protegidos de bacterias, reduce la solubilidad del esmalte dándole mayor dureza y resistencia a los ácidos y por ende a la producción de caries dental.
Lo ideal en higiene bucondental es cepillarse después de cada comida, una vez transcurrido al menos media hora. Sin embargo, si por la rutina laboral o del día a día esto se antoja complicado, al menos hay que lavarlos dos veces al día, una después del desayuno y la otra, la más importante, después de la cena.
El cepillado de la noche, por lo tanto, debe ser obligatorio porque además durante el sueño se produce menos saliva, componente natural de nuestro organismo que protege la boca.
 
Por otro lado, también hay que tener en cuenta la duración del cepillado y la técnica. El tiempo oscila entre los dos y tres minutos, pero lo más importante es que el resultado final sea el óptimo.
El gesto manual, a la hora de lavarse los dientes, debe ser desde la encía hacia la parte exterior del diente, por la cara interna y externa en los cuatro lados de la boca y formando un ángulo de 45º respecto a la encía mientras se hacen movimientos cortos y suaves.
 
Además, hay que tener en cuenta que tener una higiene bucal completa hay que cepillarse, aparte de los 32 dientes, las encías y la lengua para limpiar los restos de comida. Si sangran las encías, no dejes de cepillar ya que un cepillado exhaustivo puede revertir las primeras fases de la gingivitis. Eso sí, visita al dentista si el sangrado persiste.

La mejor compañía del cepillo

 
Cuidar la boca, no solo consiste en cepillarse los dientes por sus cara interna y externa, sino también hacerlo entre cada diente (limpieza interdental). Para ello, el uso del hilo dental es un hábito que todas las personas deberían adoptar al menos una vez al día.
Ayuda principalmente a eliminar la placa dentobacteriana que se forma entre los dientes. Además, el hilo dental combate el mal aliento y su utilización asegura dientes y encías más sanas, ya que alcanza espacios a los que el cepillo no logra acceder.

¿Qué hacer después del uso del cepillado y del hilo dental?

Después del cepillado y del hilo dental, sigue habiendo superficies de la boca donde las bacterias pueden asentarse como en la lengua y las encías. El uso de un enjuague bucal después del cepillado es importante para reducir su proliferación. Los colutorios pueden emplearse a diario para mantener y obtener una buena salud bucal.
 
Los colutorios de uso diario se deben introducir en el día a día como un complemento del cepillado gracias a su efecto antibacteriano, capaz de eliminar la placa, proteger las encías y combatir las bacterias que causan la halitosis.
¿Crees que con todo es suficiente? Sí lo es para tener unos dientes y una boca sana, pero no es excusa para no ir al dentista. Los profesionales, son quienes mejor pueden aconsejar sobre el tiempo que debe pasar en hacerse una revisión ya que la placa que se genera en la superficie de los dientes (proteínas, bacterias, azúcares y ácidos) provocan su aparición a largo plazo y la acumulación de minerales se convierte en sarro, uno de los factores responsables de la gingivitis y de la decoloración de los dientes.
Por eso, desde Centro Odontológico Majadahonda, recomendamos acudir un par de vez al año a la consulta dental.
Resumen
Fecha de Publicación
Nombre del artíciulo
¿Es suficiente con cepillarse los dientes?
Evaluación
51star1star1star1star1star