Unos dientes rectos y una sonrisa es una buena carta de presentación. Sin embargo, si los dientes tienen un color amarillento o bien no lucen lo suficientemente blancos como debería existen diferentes opciones para blanquearlos.

Sin duda, lo primero que hay que hacer, antes de los tratamientos caseros, es consultar con un especialista. En una clínica dental se hace una revisión de calidad y esto permite al dentista hacer un correcto diagnóstico.

El blanqueamiento dental es un tratamiento seguro, indoloro, rápido y eficaz que permite reducir la tonalidad del esmalte para tener unos dientes más brillantes a través de un procedimiento simple y sin apenas efectos secundarios. El odontólogo es quien valora la tonalidad previa y esperada mediante un análisis.

Tipos de blanqueamiento Dental:

Existen varios tipos de blanqueamiento dental y siempre hay que elegir el que más encaje con cada necesidad personal:

·         – Blanqueamiento en clínica o fotoactivación: se trata de un procedimiento en el que en una sesión de menos de una hora se ven resultados.

Para ello se protegen las encías utilizando un protector gingival con una funda especial y se aplica el gel blanqueante que se activa con la tecnología activada por la luz LED que incluye un ajuste de intensidad variable para proporcionar el máximo confort al paciente. Lo que hace es abrir el poro del esmalte, para conseguir así blanquear la dentina

·         – Blanqueamiento en casa: éste se realiza bajo la supervisión del odontólogo y sin olvidar las revisiones indicadas. Para este tratamiento es necesario utilizar unas férulas de plástico a medida transparente sobre las que se aplica el gel blanqueador.

El paciente se coloca en casa las férulas con el gel durante el tiempo indicado y durante un periodo de tiempo pautado por el odontólogo.

En ambas técnicas de blanqueamiento dental, para obtener un buen resultado es necesario evitar durante las horas posteriores sustancias que puedan oscurecer los dientes y de esta manera impedir que entren pigmentos antes de que el poro del esmalte se cierre.

En algunas ocasiones aparece algo de  sensibilidad durante el tratamiento que desaparece por completo una vez que finaliza.

·         – Blanqueamiento mixto: este tratamiento combina las técnicas de fotoactivación y a realizar en casa. Es decir, en la clínica se aplica la tecnología que se refuerza con el tratamiento a realizar en casa con el gel recuperador dental y el blanqueador.

Normalmente requiere de unas tres sesiones en la clínica, depende de cada caso, de aproximadamente unos 20 minutos. Posteriorme se hace hacer un recordatorio del tratamiento en casa, por medio de las férulas con producto que han de ponerse durante dos o tres noches para dormir.

Llevan el mismo producto blanqueante, pero con menos concentración de peróxido de hidrógeno. Transcurridos esos días, el diente ya tiene otro tono.

·         – Blanqueamiento interno: está indicado para los dientes que se han oscurecido tras una endodoncia y su objetivo es devolver la tonalidad a un diente en concreto.Sólo se puede hacer en dientes desvitalizados y se realiza en varias sesiones en la clínica con un procedimiento indoloro.

Cuidados posteriores:

Las 72 horas posteriores al tratamiento son importantes para lograr un mejor resultado, y por eso hay que tener especial cuidado con la higiene, seguir una dieta que evite los alimentos que provoquen tinción (vino, té, café, bebidas carbonatada y tabaco). Además, se debe evitar el tabaco ya que la nicotina va dejando una serie de depósitos en los dientes que hacen que se oscurezcan.

Por un lado, este tratamiento se puede realizar en cualquier persona que tenga la boca sana, es decir, sin caries y sin sensibilidad dental, porque el tratamiento la puede incrementar.

Los mejores resultados se obtienen en los dientes que, con el paso de los años, amarillean, pero en tinciones más intensas o severas (tonos anaranjados o grises), se puede conseguir aclarar el diente, aunque no siempre se consiguen resultados tan satisfactorios. En ese caso se puede  recurrir a otras opciones, como carillas, fundas o coronas.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que un blanqueamiento dental nunca sustituye a una limpieza bucal. La limpieza elimina bacterias, refuerza el esmalte y protege a los dientes, pero no aclara el tono dental.

Tener unos dientes más blancos mejora la autoestima del paciente, sin embargo es importante no caer en una obsesión de dientes blancos perfectos (blancorexia) porque no todos los colores de dientes son iguales y todo depende del esmalte que tenga cada persona.
Nuestra recomendación es solicitar información directamente en la clínica dental para ponerse en manos de especialistas. Además, de esta manera desterrar la idea de que el coste de un blanqueamiento dental se puede pasar de precio. Consúltanos y te informaremos con todo tipo de detalles.

Resumen
Fecha de Publicación
Nombre del artíciulo
Consejos a la hora de llevar a cabo un blanqueamiento dental
Evaluación
51star1star1star1star1star