Lavarse los dientes no es suficiente para tener una buena salud bucodental. Cuidar tu boca de manera correcta significa tener una buena higiene de la boca durante todas las etapas de la vida, ya que la falta de ésta podría acarrear múltiples enfermedades.
Desde la aparición de los primeros dientes, es conveniente empezar a cuidarlos. Es necesario crear unos buenos hábitos de higiene oral en los niños fijando unas pautas básicas para mantener una buena salud dental.

Recomendaciones Fundamentales:Cómo debemos cuidar la boca

seleccionar un cepillo dental adecuado con filamentos suaves para realizar una limpieza eficaz en dientes y encías. Utilizar gel dentífrico y flúor especial y acudir al dentista con regularidad.

En la adolescencia, conforme cambian las dimensiones de la cavidad oral, es conveniente cambiar el cepillo de dientes y la pasta dentífrica infantil por una normal para adultos. En esta etapa deben mantenerse de por vida los hábitos de higiene bucal correctos, junto con las revisiones periódicas del dentista.
Teniendo en cuenta que la boca presenta un ecosistema con hasta 600 especies microbianas.
El objetivo de una buena higiene bucal es eliminar la placa bacteriana y sus efectos nocivos sobre dientes y encías.

Consejos Imprescindibles para cuidar tu Boca

Limpiar los dientes a diario:

el cepillado dental se realiza para eliminar los restos que quedan en la boca tras las comidas, y así deshacerse de la placa dental bacteriana. Es recomendable limpiarse tres veces al día, siendo la noche obligatoria, durante al menos tres minutos.

Correcta técnica de cepillado:

lavarse los dientes bien supone cepillarse de manera adecuada que viene condicionada por la morfología de la dentición y la destreza manual. La mejor técnica es aquella que permite la eliminación de la placa de una forma cómoda sin causar ningún tipo de lesión en los tejidos.

La regla de los 45º grados:

esto quiere decir lavarse los dientes en un ángulo en el que los filamentos estén en contacto con el margen encía-diente y abarquen dos o tres dientes. Los movimientos han de ser pequeños y circulares, sin hacer mucha presión con el mango del cepillo, lo necesario para que los filamentos se desplazan de su posición en la encía. Especial atención a la parte de los dientes anteriores, por la cara lingual con un cepillo vertical.

Elegir un cepillo adecuado:

es mejor que el tamaño del cabezal no sea muy grande y que los filamentos sean medios o suaves, para adaptarse a la anatomía dental. El cepillo ha de renovarse por otro cada 2-4 meses, dependiendo de su desgaste.

Si no está en correctas condiciones, aparte de no limpiar, puede lastimar las encías. No compartas tu cepillo, el intercambio de fluidos aumenta el riesgo de contraer infecciones sobre todo en las personas con sistemas inmunes comprometidas.

Espacios interproximales:

la limpieza entre los dientes se realiza utilizando seda o hilo dentales o bien con cepillos interproximales de diferentes tamaños. Es importante limpiar estas zonas ya que representan un 40% de las superficies dentales.

Realizar la limpieza lingual:

bien con raspadores linguales especiales o con el cepillo haciendo un movimiento desde atrás hacia delante para arrastrar los restos de comida, y bacterias.

Colutorio bucal:

la aplicación directa de este producto ayuda a la eliminación de las bacterias depositadas en los dientes, las encías y los lugares de difícil acceso. Los enjuagues bucales deben ser diarios para conseguir una higiene bucal completa y proporcionar el máximo frescor.

Dieta sana:

tener una alimentación variada y equilibrada contribuye a reforzar el sistema inmune para defenderse de infecciones. Se recomienda limitar el picoteo entre las comidas así como el azúcar en forma de refrescos y bollería industrial, entre otros productos procesados.

Cuidado con los blanqueadores:

que lucir una sonrisa blanca no comprometa tus piezas dentales. Aunque los blanqueadores son eficaces para dar luminosidad, si se utilizan de forma excesiva pueden llegar a dañar el esmalte.

Acudir regularmente al dentista:

es aconsejable visitar al dentista para que realice una revisión de la boca una o dos veces al año, así como una limpieza profesional. Esta limpieza permite la eliminación de manchas y de sarro en los dientes y así prevenir enfermedades periodontales que ocasionan movilidad y pérdida de piezas dentales.Pídenos cita Ahora en el 916-39-10-11 resolveremos todas tus dudas.

Resumen
Fecha de Publicación
Nombre del artíciulo
Cómo debemos cuidar la boca
Evaluación
51star1star1star1star1star