La salud de nuestros dientes y encías depende de nuestra alimentación. Así de claro. Si la alimentación es determinante en nuestra salud general, lógicamente, también influye en el estado de la salud bucodental.

Existen nutrientes que participan en la formación y salud de los dientes y las encías como son el calcio, el fósforo, el flúor, la vitamina D, vitamina A y las vitaminas del grupo B. Veamos de qué manera influyen.

Toma nota de estos elementos y de los alimentos que los contienen

Calcio: elemento imprescindible en la formación de los huesos y por lo tanto de los dientes. Es necesario para la contracción muscular, la transmisión de los impulsos nerviosos, la coagulación de la sangre, el funcionamiento del corazón y la presión arterial.

La cantidad media recomendada de calcio al día está en los 1000mg. Algunas fuentes de calcio están en la leche y sus derivados como los cereales, las verduras u hortalizas de color verde oscuro, las nueces y el pescado pequeño que como sardinas y boquerones.

Fósforo: constituye la otra parte de la estructura de los huesos junto al calcio, por ello es el segundo mineral más abundante del organismo. Entre otras funciones, contribuye a mantener la actividad del sistema muscular y el equilibrio ácido del organismo.

Se encuentra en alimentos de origen vegetal como las legumbres, las nueces o los calabacines y de origen animal como la leche y sus derivados, los huevos y el pescado.

Flúor: refuerza la estructura y remineraliza el esmalte dental y protege contra las caries. Un exceso de flúor puede alterar la estructura dental provocando lo que se conoce como fluorosisis. Se encuentra en alimentos de origen vegetal como tomates, judías, lentejas, cerezas y patatas y de origen animal como caballa, sardina, hígado de vaca y pescados frescos.

Vitamina A: previene las infecciones y tiene función antioxidante y anticancerígena. Su déficit produce alteración de la estructura de huesos y en las mucosas por lo que puede aumentar la predisposición a caries y otras infecciones. Se encuentra en alimentos de origen animal como pescado azul, hígado, yema de huevo, mantequilla, queso, leche entera y en alimentos de origen vegetal como albaricoque, melón, zanahoria, mango, melocotón, espinacas, coles de Bruselas, tomate y níspero.

Vitamina C: es esencial para producir colágeno, molécula  responsable de mantener unido el tejido conectivo, así como del grado de firmeza y elasticidad de músculos, piel y huesos. Por ello, es el principal componente de las encías y su pérdida causa problemas importantes como las encías retraídas.

Entre las principales frutas que aportan esta vitamina se encuentra: naranja, limón, pomelo, mandarina, kiwi, pimiento rojo, perejil, grosella negra, brócoli, berros o papaya.

Vitamina D: facilita la absorción del calcio y el fósforo, haciendo nuestras encías y dientes mucho más resistentes a enfermedades periodontales como la gingivitis, creada por las bacterias presentes en los restos alimenticios. La fuente de Vitamina D por excelencia es la exposición al sol, pero también está presente en los pescados grasos, el hígado de vacuno o el huevo.

En general, una alimentación saludable, junto con una higiene bucal correcta y cuidados médicos, aseguran unas encías fuertes y sanas. Porque cuidar las encías no es solo una cuestión de estética sino de salud ya que las enfermedades periodontales están vinculadas a problemas cardiovasculares y diabetes.

Desde Centro Odontológico Internacional Majadahonda lo recordamos siempre, las encías son las que soportan los dientes, mantenerlas fuertes es la mejor manera de lucir una dentadura bonita y sana.

 

Summary
alimentos ideales para las encías
Article Name
alimentos ideales para las encías
Description
Existen nutrientes que participan en la formación y salud de los dientes y las encías como son el calcio, el fósforo, el flúor, la vitamina D, vitamina A y las vitaminas del grupo B.
Author
Centro odontológico Internacional Majadahonda